Higiene lingual. OrtoDental Madrid

Nos lavamos los dientes, nos pasamos el hilo dental, usamos el irrigador, etc. Pero, ¿y la lengua? ¿Qué pasa con ella? Hay que limpiársela.

La olvidamos a menudo y es importante cerrar nuestra higiene bucal limpiando su dorso, sobre todo por las mañanas.

 

Las razones más importantes son las siguientes:

Evitar el mal aliento. Las bacterias que habitan en la lengua provocan una reacción química que genera compuestos de azufre volátiles, produciendo mal aliento. Muchas personas que lo sufren, no son conscientes de la relación directa que tiene con la lengua. Limpiársela con frecuencia reducirá la probabilidad de que tú también lo sufras.

Reducir el cúmulo de bacterias. La textura única y la superficie grande de la lengua permiten que millones de bacterias se acumulen en ella, las cuales pueden desplazarse hacia los dientes y las encías, provocando caries y gingivitis.

Los dientes acumulan una cantidad abundante de bacterias, pero a diferencia de ellos, la lengua no es una superficie lisa. Por esta razón, una cantidad incluso mayor, se acumulan en las papilas gustativas, dando un aspecto blanquecino a la lengua. No olvides que al igual que las encías deben tener un aspecto rosado.

 

¿Cómo se debe limpiar la lengua? 
Hay que empezar desde atrás hacia la punta, realizando movimientos circulares pequeños. Debemos enjuagar el cepillo de vez en cuando. Detente justo antes del área que provoca el reflejo nauseoso. Si esto ocurre, has avanzado demasiado, para evitarlo exhala por la boca cuando la estés cepillando. Al mismo tiempo, debes intentar relajar la lengua y los músculos de la garganta. Un truco es distraerte con pensamientos, enfoca tu mente en una adivinanza o en un problema de matemáticas antes de empezar a cepillarte e intenta resolverlo conforme progresas, comenzando cada día un poquito más posterior.

Puedes utilizar el propio cepillo de dientes, aunque también existen unos raspadores linguales con forma de raqueta que arrastran de manera uniforme esa película blanquecina que debemos limpiar.

Empieza hoy mismo y sigue practicando hasta que se convierta en un hábito común. Veras como mejora tu aliento y notaras tu boca mucho mas limpia.

 

Paloma Vázquez Pérez

Higienista Dental